ABJ Y GAMIFICACIÓN: NO SON LO MISMO

Hoy me decido a intentar retomar este apartado de la web: el blog. En esta entrada, me gustaría hablaros de las metodologías en las que yo creo y las que defiendo para la enseñanza de idiomas desde un enfoque comunicativo.


Muchas personas ya me conocéis por mi cuenta educativa en Instagram ‘’@gamiteacherinaction’’ y por el nombre habréis deducido mi manera de enfocar el proceso de enseñanza-aprendizaje en el aula. Para los que todavía no me conocéis, las metodologías en los que se centran todas mis actividades son: GAMIFICACIÓN y APRENDIZAJE BASADO EN JUEGOS. Hoy os voy a comentar brevemente en qué consisten, su diferencia a grosso modo y sus beneficios.


Me gustaría resaltar la importancia de los elementos que voy a describir a continuación puesto que ambas metodologías NO son iguales, SÍ que existen ciertas similitudes entre ellas pero Gamificación y Aprendizaje Basado en Juegos NO son sinónimas ni son las mismas metodologías como intento explicaros a continuación. Sin embargo, SÍ que tienen ambas beneficios comunes como vamos a ver en la última parte de la entrada y en la imagen que os adjunto.


En primer lugar, proporcionaré las definiciones de ambas metodologías. Por un lado, la Gamificación consiste en la aplicación de elementos propios del juego en ámbitos no lúdicos. Esto quiere decir, que se usan puntos, niveles, clasificaciones, avatares o historias -entre otros aspectos- para la enseñanza de una asignatura en nuestro caso. La gamificación no solo se está aplicando en la escuela sino también en muchos otros ámbitos como el profesional.


Por otro lado, el Aprendizaje Basado en Juegos consiste en el uso y/o creación de juegos con fines educativos. Por ejemplo: crear un tablero para trabajar los tiempos verbales. También existe una nueva vertiente de este último enfoque en la que se utilizan juegos ya existentes que en un principio no fueron concebidos como educativos pero que el profesor adapta de tal manera para que se cumplan con los objetivos de aprendizaje propuestos. Entre estos juegos podemos mencionar MineCraf o Los Sims, entre muchos otros. Lo importante de esta corriente es que se analicen los beneficios didácticos del juego y se adapte de tal manera para que se lleve a cabo la enseñanza de contenidos y/o valores o de cualquier objetivo didáctico propuesto a conseguir.


Sin embargo… ¿en qué se diferencian ambas metodologías? Ambas tienen un gran punto en común: el juego. Sin embargo, la gamificación consiste en emplear elementos del juego mientras que el aprendizaje basado en juegos consiste en usar y/o crear juegos con fines educativos.


Una vez aclarada una de las grandes dudas que suele rondar por la cabeza tanto de profesionales dedicados a la enseñanza como de familias a la hora de emplear la Gamificación y el Aprendizaje Basado en Juegos, es momento de describir los beneficios que conlleva la aplicación de ambos enfoques en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Para empezar esta ‘’retahíla’’, quiero destacar que el ser humano tiene manera natural o instintiva una inclinación por el juego, el descubrimiento y la exploración. Por ello, el uso de estas estrategias es muy aceptado entre los alumnos. Por otro lado, mediante el juego favorecemos la participación activa de todos y cada uno de nuestros alumnos. El profesor explica el juego, pero son ellos los que lo desarrollan y experimentan con él favoreciendo así el aprendizaje. En este sentido, es importante que en todos los juegos que creemos y en los elementos de la gamificación que usemos, incluyamos aspectos del azar. Además, aumentamos la motivación de los alumnos, ya que normalmente no están acostumbrados a jugar dentro de ambientes educativos.


La gran mayoría de juegos que conocemos y que normalmente usamos dentro del aula son aquellos que se desarrollan de manera grupal. Por lo tanto, favorecemos la cohesión social del grupo, el desarrollo de actitudes de respeto y el trabajo en equipo.


Por último, uno de los beneficios que más defiendo y que más comparto es el ‘’aprender haciendo’’. Los alumnos son el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje, van descubriendo, conociendo y usando todo aquello que aprenden mediante la acción. No son pasivos, sino que construyen su aprendizaje mediante el juego y la guía adecuada del profesor en cuestión.


Además, no podemos olvidar que jugando nos estamos comunicando y este objetivo es determinante en las sesiones de enseñanza de idiomas.


Os dejo a continuación una imagen con los beneficios de ambas metodologías. Tras la imagen, os dejo recomendaciones de libros sobre ambas metodologías para aquellas personas que les interese conocer más sobre el tema y aplicar estas metodologías en sus aulas.



RECOMENDACIÓN DE LIBROS SOBRE AMBAS METODOLOGÍAS:







Tras esta breve entrada sobre gamificación y aprendizaje basado en juegos, espero que tengáis un poquito más claro qué es cada metodología, sus diferencias y los beneficios de su puesta en práctica.

561 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo